Diseño y estética no son lo mismo

por | Jun 5, 2019 | Creatividad | 4 Comentarios

En la edición de El Backstage de esta semana, me propuse demostrar con una historia simple porque todos podemos ser diseñadores y porque no serlo, es algo negativo para nuestras vidas.

Durante la escritura de la newsletter, he hecho un esfuerzo casi sobrehumano para no hablar de este asunto que para mi sorpresa, es bastante polémico.

Todas las personas allegadas en mayor o menor medida al diseño con las que comenté el asunto, me dieron las más variadas opiniones y siempre, siempre, siempre se armo un debate.

Con esto lo que te quiero decir es que, definitivamente esta es mi opinión de las cosas.

1. Una dosis de antecedentes

Investigando este asunto en internet, me conseguí con muchos post (en español, impresionante) que hablaban sobre la distinción entre arte y diseño.

Y si, son diferentes pero la razón por la cual yo prefiero hablar de estética y no arte, es que para todas estas personas el arte es completamente subjetivo y yo no creo que sea así.

En otras palabras, para mi distinguir arte y diseño es una tarea mucho más compleja y además, para mi es imposible porque todavía no tengo nada claro que es arte.

Dos de los posts que más me gustaron fueron estos:

Arte y diseño: ¿Cuál es la gran diferencia? - Gerardo Escamilla

¿Cuál es la diferencia entre Arte y Diseño? - Rique Nitzsche

Y el que sirvió de mayor inspiración para este articulo fue:

Design is not Art - Austin Knight

Ahora si, a lo nuestro:

2. ¿Qué es diseño y qué es estética?

No nos vamos a complicar demasiado aquí:

Diseño es resolver un problema la forma mas eficiente y consciente posible.

Estética es sobre belleza: proporción, colores, formas, expresión, etc.

Así de simple, buscando sobre esto en internet me encontré esta respuesta en Quora:

"Design is about solving problems. Aesthetics is about beauty (through composition, color, symmetry, balance, density, creativity, patterns, etc). Design aims to be objective while aesthetics is always subjective."

Jeff Jesaja Andries

Me parece la definición más acertada que he encontrado sin necesidad de entrar en el debate del arte.

3. Función ≠ de forma aunque...

La forma sigue la función es quizás la frase más famosa de Louis Sullivan y es parte fundamental de lo que vamos a hablar aquí.

La función principal del diseño es encontrar a través de los datos, solución a un problema y para hacer esto es fundamental definir el problema o en otras palabras: el objetivo.

A veces, para resolver un problema hay que hacer uso de elementos estéticos pero eso no quiere decir que lo principal del diseño es que se vea bien.

Podemos mencionar muchísimos casos de cosas bien diseñadas que son feas y sin embargo logran cumplir su función.

Un ejemplo que se me viene a la mente es el Árbol para Vivir, uno de los edificios emblemáticos de Lechería diseñado por Fruto Vivas.

En mi opinión es un edificio horrible: tuberías y estructura desnudas de forma grotesca, vigas que se cruzan en ventanas y literalmente son 4 conteiner inter cruzados.

Pero, está bien diseñado porque cumple su función: ser un espacio para vivir. Los apartamentos se sienten amplios a pesar de ser pequeños de tamaño, el edificio siempre está fresco (y aquí hace calor mi pana) por un aprovechamiento de la brisa marina, flujos amplios y una estructura que le permite resistir una amplia gama de desastres naturales.

El edificio es feo pero cumple su función.

Nuestro amigo Austin Knight lo dijo de forma perfecta:

  • Un producto que es funcional y es estéticamente placentero, tiene muchas posibilidades de triunfar.
  • Si un producto es funcional pero no es estéticamente placentero, quizás triunfe.
  • Pero un producto no es funcional y es estéticamente placentero, va a fracasar.

La estética es diferente del diseño porque ella se encarga únicamente de que algo se vea bien, a través de una serie de elementos pero que algo se vea bien, definitivamente no quiere decir que esté bien diseñado.

Mientras que algo bien diseñado puede o no verse bien. No existe correlación.

En otras palabras: el diseño no está atado a la apariencia, sino a la funcionalidad.

4. Objetividad = medible

Una cosa que se nos olvida demasiado a los que nos dedicamos al diseño es que la base del diseño es la conciencia y la información, no el capricho o la opinión.

En otras palabras, las decisiones de diseño siempre tienen que estar fundamentadas y ese fundamento tiene que ser verificable, de lo contrario, lo que se está haciendo es tirar flecha o peor aún: buscar agradar al ojo.

La objetividad lo da la capacidad de medir con resultados cualitativos y cuantitativos si el objetivo de diseño se está cumpliendo o no.

Si lo que se está creando o mejorando no permite esta clase de medición, entonces no estamos diseñando.

Por ejemplo: cuando yo creo un blog, no solo tengo que tener en cuenta el branding y objetivos del cliente, sino, que debo indagar: ¿Quién es el cliente ideal? Y crear un website que sirva para transformar a un usuario en un cliente o un suscriptor.

Lo que va a definir el éxito o fracaso de mi diseño va a ser el porcentaje de usuarios que tras visitar la web, se suscriban o se conviertan en clientes.

En cambio, lo que determina que algo es estéticamente placentero es literalmente la opinión, es decir, ningún valor objetivo.

Volviendo al ejemplo de nuestro querido Fruto: hay gente que cree que el edificio es hermoso y su opinión es tan valiosa como la mía (aunque consuman drogas porque esa es la única explicación lógica jajaj).

¿Podemos de forma tajante decir que el edificio es feo o bonito? No.

¿Podemos decir de forma tajante que el edificio está bien o mal diseñado? Si, porque la respuesta nos la muestran los datos, no la opinión.

5. Ambos son creativos pero no para lo mismo

¿Esto significa que todo el diseño tiene que ser una bola gris de copia y pega de cosas que funcionan? No.

La creatividad es una cualidad que ambos elementos comparten pero no la utilizan para lo mismo.

En el diseño, la creatividad se usa para encontrar nuevas formas de dar solución a un problema mientras que en la estética se usa para darle belleza a algo de una forma diferente.

Cuando hablamos de diseño la creatividad no existe solo para ser creativa, porque sí. Sino para servir al cumplimiento de un objetivo (como todo en el diseño).

Conclusión: en el diseño la creatividad es la perra del objetivo y en la estética de la belleza (y a veces de ella misma, es como pansexual).

6. El ego del diseñador

La conclusión menos evidente a la que llegué luego de pensar y leer sobre todo esto es que:

El diseño existe para servir al usuario, no al diseñador.

Salomón Acuña

Y en ese sentido no hay forma de que contemos con la suficiente información sobre un segmento de usuario como para hacer algo perfecto.

También es probable que aún teniendo la información, nuestro cerebro no sea capaz de procesarla toda o transformarla en mejores ideas.

De modo que ser soberbios sobre cómo deben ser las cosas o pensar que somos "expertos", que nosotros "sabemos" más bien es un freno para el buen diseño.

El buen diseño se nutre de la información, de los objetivos y está pensado para otra persona, no para el diseñador.

Y hay que decirlo: la información puede venir de todas partes, incluso de personas que no saben ni picha sobre diseño.

Sin embargo, lo que vemos es cada vez más diseñadores creyendo que ellos siempre tienen la razón, siendo arrogantes sobre las decisiones y peor aún, sin fundamentarlas.

El diseño debe ser humilde, para reconocer que no puede ser perfecto pero no para dejar de anhelar la perfección.

En ese reconocimiento es donde se encuentra la semilla de la ambición, el egoísmo y la creatividad como virtudes del individuo. Es así como siempre se busca superar las barreras en cada nuevo proyecto y oportunidad.

Si no se reconoce el límite, falsamente se cree que se está en la cima y no hay más posibilidades, no hay mas tope, no hay más excelencia. Se para de crecer, se entra en la zona de confort y ahí, el diseño deja de ser tal para volverse estética.

La diferencia entre un diseñador y un artista, es precisamente esa:

El diseño es sobre el usuario, la estética es sobre el artista.

El diseño es humilde, la estética es soberbia.


Este ha resultado ser un artículo muy significativo para mi porque creo que en algunos momentos yo sufro de ese ego del diseñador y me ha llevado a las peores situaciones de mi vida.

Cuando dejamos de crecer y nos acomodamos en una idea de falsa superioridad, literalmente nos matamos a nosotros mismos.

Ser diseñador (que podemos ser todos, porque incluso la vida se puede diseñar) es una responsabilidad que sólo los honrados adoptan de la forma correcta.

Bueno ya me puse ultra filosófico otra vez, no lo puedo evitar.

Quiero saber que opinas, no se ni que preguntarte pero lánzate un comentario ahí que seguro te pican los dedos.

Optimismo

Es una newsletter semanal con contenido propio y curado sobre productividad, diseño, negocios, mentalidad, marketing y la vida misma desde una perspectiva, bueno, optimista.

You have Successfully Subscribed!