¿Cuándo deberías empezar?

por | Dic 3, 2019 | Mentalidad, Productividad | 1 Comentario

YA.

Esta es una pregunta con una respuesta contundente pero que hay que explicar un poco.

Últimamente me he sentido impaciente por obtener resultados y eso me parece positivo porque me da energía para hacer. Pero cuando tenemos energía e ideas sin algo para hacer, la emoción puede rápidamente convertirse en frustración y es lo que debemos evitar.

La frustración es una emoción negativa que nos hace sentir incapaces y sin esperanza, sin optimismo. Es una de las tantas máscaras que usa el miedo para camuflarse en nuestra mente y evitar que cumplamos nuestros objetivos.

Sin la capacidad de ver un mejor futuro la energía e ideas rápidamente se agotan y es cuando entramos en la rueda del ratón. Un sitio terrible para estar.

Todo eso puede evitarse empezando inmediatamente.

Seguramente te preguntarás:

Ajá Salomón, ¿¡Cómo coño voy a empezar mi proyecto que necesita $100.000 si no tengo $100.000!?

Primero te voy a decir que creer que necesitas cualquier cosa que no tienes en este momento es una excusa balurda.

Una vez aclarado eso.

La fórmula mágica para empezar inmediatamente es encontrar la actividad más pequeña que te pueda llevar a lograr ese objetivo. Para lograr eso tienes que poder partir tu objetivo en actividades cada vez más pequeñas.

¿Quieres aumentar tus ingresos? = 1) Puedes empezar un negocio 2) Puedes empezar una carrera profesional 3) Puedes traficar drogas.

Imaginemos que escoges la primera opción.

¿Qué negocio puedo empezar? = 1) Un restaurante 2) Un Supermercado 3) Un bar 4) Un buscador como Google.

Imaginemos que escoges la 1era opción.

¿Qué necesito para empezar mi restaurante? = 1) Un local 2) Aparatos de cocina 3) Saber cocinar o degustar para escoger al equipo adecuado 4) Saber gerenciar un restaurante 5) Conocimientos en marketing y diseño 6) Una cantidad de habilidades blandas como: liderazgo, negociación e inteligencia emocional 7) Una red de contactos y proveedores.

Imaginemos que escoges la 6ta opción, específicamente la de la inteligencia emocional.

¿Qué necesito para tener inteligencia emocional? 1) Calma 2) Identificar y aceptar tus emociones 3) Quizás asesoría profesional 4) Puedes hacer algunos cursos

De pronto todo ha dejado ser acerca del dinero como puedes ver.

Con este sencillo y muy lógico método podemos romper nuestros objetivos en actividades cada vez más pequeñas que podamos realizar.

Lo grandioso de esto es que tiene un valor añadido: a medida que vas definiendo puedes darte cuenta si eso es realmente lo que quieres hacer y descartar.

Esa es la importancia de los hábitos pero también de las pequeñas actividades puntuales.

Voy a finalizar con una frase de Shane Parrish que me encanta sobre esto:

Lo que termina siendo una gran ventaja empieza como una pequeña que se multiplica en el tiempo.

Deja de buscar las grandes victorias y empieza a trabajar en las más pequeñas que puedes repetir día tras día.

Optimismo

Es una newsletter semanal con contenido propio y curado sobre productividad, diseño, negocios, mentalidad, marketing y la vida misma desde una perspectiva, bueno, optimista.

You have Successfully Subscribed!