Los dilemas de ser Freelancer y Empresario

Nov 14, 2018 | Empresario, Freelancer | 0 Comentarios

Hoy quisiera hablar de un tema que me ha sucedido frecuentemente en lo que va de año.

Como sabrás o si no lo sabes, mi ideal de vida es ser un empresario, el freelanceo es solo una etapa de formación y capitalización dentro de mi plan de vida.

No te confundas, me apasiona y me gusta mucho lo que hago, pero definitivamente no me veo haciéndolo a los 40 años y menos de la forma en la que lo hago ahorita.

Como mi ideal es ser empresario, justamente llevo varios años preparándome para ello. Aprendiendo de otros, haciendo cursos, diplomados y sobre todo tomando cada lección que me da el ser freelancer que es como llevar una pequeña empresa.

Actualmente estoy tratando de sacar a flote un par de empresas, luego te cuento pero en las redes sociales (sígueme no seas chimbo).

Eso mezclado con mi labor como diseñador y desarrollador web que es, en gran medida, estructurar el proyecto y las ideas del cliente para presentarlas en el website, me permite saber casi de inmediato si va a tener éxito o no.

Por varias razones:

  1. El nivel de detalle de las definiciones del negocio.
  2. El estudio y cantidad de datos sobre el cliente.
  3. La claridad en la estructura del negocio.
  4. El conocimiento sobre la utilidad de la página web.
  5. Una marca con definiciones sólidas.
  6. Una estrategia de marketing bien definida.
  7. Entre otros.

Las puedes conseguir en más detalle en: El Error Nº 1 que cometen los empresarios cuando empiezan un negocio.

Lamentablemente, la mayoría de los cliente que han llegado a mi, especialmente en este último año, se encontraban totalmente deficientes en estos aspectos.

Casi siempre llegaban con ideas vagas sobre las cuales no le habían preguntado a nadie, ni se habían siquiera tomado el tiempo de hacer suposiciones concretas.

Esto, obviamente tiene una importante repercusión sobre mi labor como freelancer, porque si como empresario no tienes definido a dónde vas, que quieres y por ende, cuál es la utilidad de la página web, siempre vas a terminar realizando toda clase de cambios y en el trayecto, perdiendo tiempo y dinero.

Y tras esta “pequeña” introducción, se presenta el dilema que tenemos los freelancers que sabemos de negocios:

¿Qué debo hacer con los clientes que sé que tienen deficiencias de negocio y, por ende, hay muchas posibilidades de que el proyecto web salga mal?

El problema como profesional es que me siento mal trabajando en un proyecto que sé, tiene altas probabilidades de fracaso.

Que en mi portafolios se encuentren proyectos abandonados o deficientes habla también de mi y por experiencia sé que los clientes jamás van a asumir sus errores (especialmente cuando no saben cuales son), sino que van a buscar al primer chivo expiatorio que encuentren, que en la mayoría de los casos es el freelancer.

Y así poco a poco se va destruyendo una reputación, trabajada con mucho esfuerzo (porque los freelancers nos esforzamos mucho, de verdad).

Una de las soluciones que he pensado es ofrecer un servicio de asesoría de negocios a parte.

Lo ofrecería si al tener la charla sobre los requerimientos del proyecto veo aspectos que flaquean demasiado en el negocio como tal.

De modo que podamos estructurar y definir cómo se debe, para que haya la menor cantidad de vacíos y asegurar que lo que se haga, sea porque realmente tiene beneficios y va a dar resultados medibles.

El problema sería: ¿Qué pasa si el cliente rechaza el servicio y decide hacer lo que el cree aunque yo sepa que no va para ningún lado?

En definitiva es un dilema de ética al cual no le veo una solución clara: ¿Debería hacer el trabajo aunque no esté de acuerdo porque soy capaz y necesito el dinero? o ¿Debería rechazarlo porque no estoy de acuerdo y crea que va a fracasar en base a mis conocimientos?

También existe la posibilidad de que el cliente contrate el servicio de asesoría de negocios y sin embargo, luego de ella, persista en hacer lo que le provoque.

Aunque creo que en ese caso mi responsabilidad de convencer con argumentos sólidos es mayor y sería un reto interesante de asumir.

Es un dilema nada fácil de resolver, las preguntas quedan abiertas y los comentarios a este post también. Espero tu opinión 😉

Compartir, comentar y reaccionar trae buen karma!

Te puede interesar

Tu y yo sabemos...

Tu y yo sabemos que no tienes tiempo de estar revisando mi web a cada rato, así que mejor te suscribes a mi boletín y yo te aviso!

Además, hay mucho contenido que solo podrás leer a través de mi newsletter! Descuentos, tips exclusivos, experiencias, contactos y cualquier cosa especial que solo comparto con los valientes.

Súscríbete!