Nadie quiere ser el número 2

por | Mindset | 0 Comentarios

Qué entiendes por ambición?

Ambición es buscar mejorar algo por encima de nuestras capacidades actuales y estar dispuesto a hacer lo que sea necesario para obtenerlo.

Está bien no ser ambicioso?

La gente que no es ambiciosa se conforma con cualquier estado mierdero en el que esté en ese momento, la mayoría de la gente no es capaz de tolerar eso.

Lo que sucede es que se confunde ambición con querer ser el número 1, el protagonista. Muchas veces ser ambicioso significa ayudar a otros, apoyarlos, ser el refuerzo.

La vida no es una película

"Eres el protagonista de tu propia historia" y demás tonterías "motivacionales" solo inducen a la gente a ser narcisistas y egocéntricos.

Les hacen creer que son el centro del universo. Les impide pensar en otros, ponerse en el lugar de otros y poder ayudar a los demás honesta y desinteresadamente.

Cuando no eres capaz de salir de tu cabeza y ofrecer valor a los demás, eres mezquino, te interesa ganar y ser el centro de atención; inevitablemente le pones un límite a tu crecimiento.

Cuando no das, no recibes. El crecimiento necesariamente pasa por un intercambio con los demás, en recibir lo que otros te pueden dar.

El límite terminas siendo tú mismo.

No todo el mundo puede ser líder

Ser líder es una cualidad con la que, principalmente, se nace. Hay cierto atractivo, carisma y visión necesarias para ser un buen líder que nadie te puede enseñar.

Si las tienes o no, será fácil para ti darte cuenta.

Pero no basta con que la gente se acerque a ti y tengas el talento, también es necesario que puedas llevarlos a un lugar mejor. Hace falta conocimiento, entusiasmo y perseverancia.

La combinación de lo que puedes y no puedes aprender, junto con la voluntad de querer serlo es lo que hace que los verdaderos líderes sean escasos.

Si no eres esa persona no quiere decir que tú papel es menos importante.

El número 2

Todas las personas que admiras tienen detrás de ellas un equipo que los impulsa y habilita a lograr las hazañas por las que se les conoce.

Un ejemplo que me encanta lo leí en el artículo semanal de Khe Hy.

Garrett McNamara dedicó su vida a surfear olas gigantes. Es fácil creer que Garret es lo máximo por sí mismo, representando perfectamente la virtud individual, la victoria del individuo sobre las dificultades.

Pero Garret no ha llegado ahí solo, hay todo un equipo de personas detrás de la hazaña: su esposa que coordina los escenarios y la parte del negocio, un compañero que lo acompaña con sky de agua para asegurarse de que no ocurra una catástrofe, incluso las personas que hacen su traje especial, que activa flotadores en caso de un accidente.

Cada vez que pienses en el valor del protagonista, intenta notar quién también estuvo alrededor durante sus hazañas.

Steve Jobs pudo ser todo lo que fue sin Steve Wozniak o Joanna Hoffman? Nunca lo sabremos pero no hay duda de que el valor que aportaron fue INMENSO.

Hay un valor tremendo valor en ser el número 2. Ayudar a los demás, salirse de uno mismo y asumir que no somos protagonistas, que no necesitamos ser el centro de atención para crear y lograr cosas increíbles, para mejorar el mundo.

Los sueños se pueden realizar sin necesidad de estar en el spotlight, que no quiere decir que no debas estar en La Arena.

Si quieres hacer una diferencia en el mundo, prueba ser el número 2.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimismo

Es una newsletter semanal con contenido propio y curado sobre productividad, diseño, negocios, mentalidad, marketing y la vida misma desde una perspectiva, bueno, optimista.

You have Successfully Subscribed!